Los prólogos de traducción: ¿Qué son? ¿Para qué nos sirven? ¿Cómo escribir uno?

¿Alguien quiere pensar en ellos? Siempre han estado con nosotros pero con frecuencia los ignoramos: los prólogos de traducción. Ante la creencia de que un traductor debe ser invisible, hemos optado por pensar que una traducción debería hablar por sí sola. En efecto, el prólogo no puede embellecer una mala traducción. Sin embargo, también pueden ser de gran utilidad. Discutiremos su valor como fuente de información histórica, como texto didáctico para estudiantes de traducción literaria y como texto persuasivo que prepara a los lectores y que establece un pacto de confianza dando lugar a un mejor entendimiento de nuestro oficio, de lo que una traducción puede ser y lo que no. En resumen, aportan algo para todos. A partir de esto, podemos hallar algunos elementos que un buen prólogo de traducción debería incluir. Los asistentes apreciarán la importancia de escribir prólogos, verán algunos ejemplos que influyeron en la recepción de las traducciones que acompañan y aprenderán pautas para escribir los suyos.

 
 
 

DAVID AREYZAGA

David Areyzaga.jpg

Egresado de la Universidad Autónoma de Querétaro en Lenguas modernas, tiene experiencia como traductor de publicaciones académicas y literarias así como docente de traducción y lingüística. Su trabajo incluye colaboraciones con el Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM y con autores como Jay Bell. Ha impartido ponencias y talleres en jornadas y congresos a nivel nacional (Feria Universitaria del Libro, Encuentro Internacional de Traductores Literarios, entre otros) y actualmente estudia el programa de Maestría en traducción en El Colegio de México.