Traducción jurídica y lenguaje oral: cómo mezclar agua y aceite

La traducción jurídica se caracteriza por emplear constantemente un registro alto, un tecnolecto especializado y el uso de tiempos verbales que han caído en desuso. Tanto la fraseología repetitiva como su estilo de redacción característico nos permiten a los traductores especializados en este campo elaborar memorias y glosarios en las CAT Tools, a fin de hacer más eficiente nuestro trabajo.
De forma opuesta, en ocasiones nos encontramos con documentos en los que tenemos que traducir oralidad, tales como intervenciones telefónicas usadas como pruebas o transcripciones de audiencias, para las cuales poco o nada nos ayudan las memorias y glosarios. Este tipo de textos requieren del uso de técnicas muy diferentes a las de la traducción técnica, por lo que es necesario que los traductores estén preparados para enfrentar ambos tipos de discurso, ya que la traducción resultante tendrá consecuencias de derecho para las partes involucradas.
En esta ponencia se desglosarán los diversos factores que el traductor debe considerar, como el sociolecto del hablante, los elementos pragmáticos, la diferencia en el registro de los sujetos y las diferencias dialectales, a fin de producir una traducción plenamente funcional para el proceso jurídico en que se emplee.

 
 
 
Karla Valeria Navarro Benítez.jpg

Karla Valeria Navarro Benítez

Karla Valeria es Licenciada en Derecho y estudiante del último semestre de la licenciatura en Lengua y Literaturas Hispánicas de la UNAM; además estudió el Diplomado en Traducción de Textos Especializados en Ciencias Sociales en la ENALLT en 2013. Es traductora de textos legales y financieros para varias agencias nacionales y extranjeras, y ha incursionado en la traducción de cómics y poesía.